II SEMINARIO INTERNACIONAL SOBRE DERECHOS HUMANOS Y DERECHOS UNIVERSITARIOS DE LAS UNIVERSIDADES E INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR

El 13 de octubre de 2011 se realizó el “II Seminario Internacional sobre derechos humanos y derechos universitarios en las Universidades e Instituciones de educación superior”. La ceremonia de apertura estuvo a cargo de José Narro, rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Rosa María Galván, defensora de la Universidad Complutense de Madrid, Bertha Guadalupe Rodríguez Sámano, Secretaria General de AAPAUNAM, Víctor Orozco, defensor de la universidad autónoma de Ciudad Juárez y Leoncio Lara, defensor de la UNAM.

El doctor Leoncio Lara refirió que el trabajo de las defensorías tiene tres sentidos: recibir quejas que violan derechos humanos, generar una cultura de legalidad, de cumplimiento de los derechos universitarios, con el respeto a la constitución y, finalmente, servir como eje pivote para que la medicación y la conciliación sean los signos del ejercicio de la difusión de la cultura en la universidad. Por su parte, el rector José Narro Robles refirió el desarrollo primigenio de la defensoría de los derechos universitarios de la UNAM, como figura que podía tutelar el cumplimiento de las normas establecidas, el respeto a los derechos universitarios y derechos humanos en general como la libertad, la difusión de la cultura, la prestación de servicios, la pluralidad y la incidencia de las defensorías como ejes o pivotes para proteger tales principios, principalmente la de una difusión de cultura de la legalidad.

En la primera mesa participaron la doctora Rosa María Galán Sánchez, defensora de la Universidad Complutense de Madrid, la maestra María Dolores González Ayala, asesora de la Universidad Carlos III Madrid y la maestra Leticia Rodríguez, secretaria de rectoría de la Universidad Veracruzana. En primer lugar, la doctora Rosa María Galán abordó el tema de la participación de las mujeres en puestos públicos y universitarios y la paridad en los órganos de gobierno, señaló que desde la perspectiva universitaria española el sistema universitario no es paritario, por lo que se necesita poner en práctica acciones que traten de lograr la igualdad entre hombres y mujeres en la universidad.

Por su parte, la doctora González Ayala abordó el tema del rol de las universidades con la sociedad en la formación de ciudadanos y como un centro transmisor de valores, por lo que puntualizó la necesidad de realizar una doble función: transmitir información y valores al mismo tiempo. Enfatizó el proceso de actualización y reforma que se realiza en el entorno europeo conocido como “proceso bolonia”, con base en el cual se pretende que la Universidad sea motor del desarrollo y avance del país, ya que es la mejor garantía regida por el mérito personal. Concluyó diciendo que a las defensorías de los derechos universitarios les toca actualizarse en el nuevo concepto de defensoría y garantizar los derechos universitarios en el siglo XXI. Finalmente, la maestra Leticia Rodríguez abordó el tema de la movilidad estudiantil en las universidades, señalando que la universidad tiene la labor de impulsar en los objetivos personales de los estudiantes, darles las herramientas para su formación y, en este sentido, es que se debe considerar que la universidad no solo transmite conocimientos, sino que, al mismo tiempo, es una forma de esperanza de los estudiantes para cumplir sus sueños.

El 14 octubre 2011, se realizó el panel I titulado “El rol de las universidades en la difusión y cumplimiento de los derechos humanos”, con la participación de José Manuel Bayod, quien leyó la charla a nombre de Josef Leindenfrost. En esta charla señaló los retos y objetivos en las universidades austriacas en relación con la movilidad estudiantil y lo comparó con la movilidad estudiantil en México, a partir de la regulación en la materia. Señaló además, que la movilidad estudiantil en Austria es un derecho concedido a los estudiantes, por lo que las defensorías se deben encargar de tutelarlo. Por su parte, la doctora Cristina Ayoub por su parte, abordó el tema de las defensorías de los derechos universitarios en Brasil y su responsabilidad en la protección del derecho a la información y derecho de petición, derechos establecidos en su legislación universitaria. También señaló la necesidad de que las universidades empleen actividades pedagógicas como son el liderazgo, el conocimiento y la comunicación entre la comunidad estudiantil. En seguida, José Manuel Bayod refirió la defensa de los derechos universitarios en la Universidad de Cantabria, al enfatizar algunas técnicas de solución de conflictos y sus ventajas en problemas largos y enquistados.

Finalmente, Carlos María Alcover se refirió a la labor de las defensorías en la práctica de la mediación entre las partes para la solución de conflictos, por lo que es necesario que la universidad se allegue de este tipo de técnicas, ya que, entre otras ventajas, se da un diálogo abierto entre las partes que permite recuperar el tejido de la convivencia universitaria. Enfatizó algunas ventajas de la mediación, entre ellas, aceptar el papel que cada parte ha tenido en el conflicto, el reconocimiento mutuo de la propia responsabilidad y la reconciliación.

En el Panel II titulado “Sistema de defensa para la movilidad estudiantil”, participó Héctor Gabriel Rangel Ramírez, en representación de la doctora María Magdalena Hernández, en su intervención enfatizó la necesidad de que exista una colaboración entre la comunidad estudiantil para la movilidad, además de la necesidad de atender aspectos académicos, de gestión y legales. Señala que la movilidad se da en dos aspectos o momentos: aceptando alumnos y enviando a otros a estudiar. Refirió que la movilidad es un aspecto fundamental en la vida del estudiante, por lo que se debe trabajar en la colaboración entre las instituciones y selección del personal. La importancia de la movilidad son los derechos que no se pierden de la universidad de origen y los que se adquieren de la universidad de destino.

María Teresa González Aguado, por su parte, abordó el programa Erasmus de movilidad en Europa, resaltando el diagnóstico de la movilidad, los objetivos y estrategias que deben abordar las defensorías durante la movilidad y los diseños de sistemas de defensa para los alumnos que salen y llegan. Para la doctora González Aguado, el diseño de los sistemas de defensa para la movilidad universitaria es importante, recalcó la necesidad de llamar “movilidad universitaria” y no “movilidad estudiantil” a la que se realiza entre las diversas universidades, toda vez que no se trata solo de un intercambio de alumnos, sino también de profesores, docentes, investigadores y, en su caso, personal diverso de la universidad, con la finalidad de enriquecer la cultura, la educación y los conocimientos entre una universidad y otra. Por su parte, Raúl Arroyo hizo referencia al sistema federal mexicano y, en particular, a la autonomía de los organismos protectores de los derechos humanos y de las universidades de las entidades federativas.

TALLER PRE-CONFERENCIA SOBRE MEDIACIÓN

El taller sobre medicación de conflictos en las Defensorías se realizó con la finalidad de analizar diversas técnicas a las que se puede recurrir para la solución de conflictos. El taller estuvo impartido por María Dolores González Ayala, defensora de la Universidad Carlos III de Madrid y Carlos María Alcover de la Hera, defensor del Rey Juan Carlos de Madrid. El taller aborda cuatro apartados: iniciación al conflicto y su naturaleza; introducción a los procedimientos alternativos para la resolución de conflictos; la mediación, su naturaleza, procesos y modalidades y técnicas y habilidades del mediador.

En el primer apartado referente a la iniciación del conflicto y su naturaleza, se señala que el conflicto no es bueno ni malo, sin embargo, es importante saber identificarlo y abordar sus percepciones, pues las personas no reaccionan igual ante el conflicto, por eso es importante identificar las conductas que se generan en las personas.

En el segundo apartado referente a la introducción a los procedimientos alternativos para la resolución de conflictos, se enfatizó la necesidad de identificar diferentes etapas en el conflicto que son: evitar, competir, colaborar, acomodar y concesiones recíprocas.

En el tercer apartado referente a la mediación, naturaleza, procesos y modalidades, se señala que hay tres mecanismos para la solución de conflictos: de manera individual, de manera conjunta o requiriendo la presencia de una tercera persona. Existen conductas que se pueden identificar en los conflictos que son atacando a la otra persona, a través de imponer o dominar la relación, la segunda opción es acomodarse, aceptar los intereses de la otra parte y, finalmente, se realiza a través de la negociación entre las partes, con lo cual ambas quedan en ventaja al tener intereses comunes. La mediación en los contextos universitarios debe ser contingente, adaptándose a las características del conflicto. En este sentido, se tiene que tener en cuenta que los contextos universitarios son complejos, pues se tiene la participación de muchos actores a la vez. Otra característica es que son interdependientes, lo que hace que los conflictos sean naturales, sin embargo, se tiene que tener en cuenta en este modelo, que hay relaciones de poder entre las partes, hay una perspectiva temporal de estas relaciones y hay niveles de formalización del proceso de mediación.

Finalmente, por lo que respecta al cuarto apartado referente a las habilidades del mediador, se señala que es importante identificar la voluntad de las partes para poder llegar a la solución de un conflicto, pues será la base principal para poder llegar a un acuerdo, es importante no obligarlas a arreglar las cosas. Hay una diferencia entre mediador y conciliador. El mediador, por su parte, es más o menos activos en la proposición de soluciones o acuerdos, en cambio, el conciliador no busca acuerdos de ningún tipo, sino que se encarga de convencer a las partes que sean ellas por sí mismas las que lleguen a una solución.

El papel del mediador consiste en la intervención en un conflicto con el propósito de ayudar a las partes a resolver sus problemas en un ambiente seguro, su mediación va dirigida a facilitar el entendimiento entre las partes evitando hacer juicios de valor propios. Además, se debe mejorar la comunicación entre las partes, ayudar a definir claramente su problema, ayudar a comprender los intereses de cada parte, ayudar a generar opciones para solucionar la disputa, no imponer una solución al problema y hacer que sean las partes las que decidan.

Otras funciones del mediador también son reducir la tensión entre las partes, facilitar la comunicación entre ellas, ayudar en la formulación de propuestas positivas y acuerdos, como parte del proceso o como su culminación, escuchar para promover la reflexión de las personas sometidas a presiones y conflictos, generar confianza en las soluciones de las partes y, en su caso, derivar los casos hacia otros profesionales cuando la mediación no resulte como modelo eficaz.

SEMINARIO DE GLOBALIZACIÓN Y CALIDAD DE LA DEFENSA DE LOS DERECHOS UNIVERSITARIOS

En el marco del I Encuentro binacional México-España en 2007, se realizó el seminario sobre la globalización y el incremento de la calidad de los servicios de defensa universitaria, el cual tuvo lugar en el Instituto de Investigaciones Jurídicas. En dicho acto, participó el doctor Leoncio Lara como moderador de la mesa y diversas personalidades. Entre ellas, Jorge Islas López, Abogado General de la UNAM, quien se refirió a la figura del ombudsman universitario y sus orígenes en los países escandinavos y la importancia de que dicha figura se encuentre recogida en la constitución mexicana. Enfatizó la accesibilidad para acudir a la defensoría, con lo cual se favorece la inmediatez, concentración, rapidez y una justicia pronta y expedita para la solución de los conflictos universitarios. Remarcó la obligación que tiene la defensoría de mediar para la solución de conflictos de manera institucional. Señaló que la defensoría es un garante de la legislación universitaria.

Por su parte, Jorge Carpizo, investigador del IIJ-UNAM se refirió a la creación de la figura del ombudsman en la UNAM como la primera en Latinoamérica y la posibilidad que tuvo de participar en su creación a través del proyecto de 12 medidas que planteó como rector. También se refirió a las características que debía tener como defensoría, en primer lugar, la autonomía con respecto al rector y, en segundo lugar, la forma de designación de su titular quien, señaló, debe ser una persona que crea en la defensa de los derechos universitarios. El doctor Carpizo refirió que el Estatuto de la defensoría estuvo bien diseñado, pues no ha sufrido cambios en 22 años.

Emilio Álvarez Icaza, titular de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal se refirió a la necesidad de hablar de derechos humanos a partir de la construcción de la ciudadanía. Se refirió a la evolución del concepto de los derechos humanos y la batalla ideológica que tuvieron que pasar para poder entrar en el lenguaje de las instituciones. Se refirió a datos del Distrito Federal con respecto al ejercicio de determinados derechos como la igualdad y no discriminación de personas migrantes y personas indígenas. En su opinión, las políticas institucionales en las universidades deben permear a la sociedad en general, por ejemplo, con respecto a la equidad de género, a través de una normatividad incluyente, así como la redefinición entre lo público y lo político en la construcción de la transparencia y la rendición de cuentas en la sociedad.

Blanca Tello, por su parte, se refirió al funcionamiento de la defensoría del universitario, señalando que en 1988 se instauró por primera vez la figura del defensor universitario en la Universidad de León. A su vez, refirió que la figura del defensor en España representa ciertos recelos por parte de las autoridades pero a la vez una oportunidad para escuchar a los estudiantes y tratar de adaptar la norma a cada caso en concreto. En España, la defensoría defiende y protege a los estudiantes, al personal docente e investigador y al personal administrativo, tramitando consultas, quejas y procesos de mediación. Se señala que las conclusiones no son vinculantes, solo son recomendaciones pero señala que en España, la figura de la defensoría de los derechos universitarios es fuerte y reforzada.